La Atención Primaria de la Salud (APS)  es una manera de pensar, no es solo una estrategia. Es una filosofía que requiere un cambio de paradigma.
La APS es considerada una prioridad regional y  mundial y es ampliamente reconocida como la  estrategia para alcanzar la equidad en salud y el  desarrollo humano. 
Así, la propuesta de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), implica un cambio de paradigma donde se insta a cambiar el enfoque de los servicios farmacéuticos. 
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) promueve la implementación de servicios farmacéuticos basados en la Atención Primaria de la Salud (APS), lo que lleva a  priorizar las necesidades de las personas, sus familias y la comunidad. Se trata de no centrar solo  la actividad en el medicamento, sino también en la educación en salud, el acompañamiento farmacoterapéutico, el consejo para el auto-cuidado y la automedicación responsable. 
El cambio es necesario debido a  las crecientes expectativas de la  sociedad respecto a la salud y la  atención sanitaria, a la aparición de  nuevas tecnologías más costosas, a la fragmentación y  segmentación de servicios y la poca responsabilidad por las Personas Familia y Comunidad.
El cambio debe ir hacia la eliminación de las dificultades de acceso, a la incorporación de los servicios farmacéuticos como  componentes de las políticas farmacéuticas nacionales basados en el individuo, la familia y la comunidad, a la  gestión con atención integral  y integrada, comprometida con el logro de resultados en salud.
El aumento de la expectativa de vida, de la prevalencia de patologías crónicas y de la gama de medicamentos disponibles, convierte a la farmacoterapia en la forma de intervención médica más frecuentemente utilizada.
Una farmacoterapia apropiada permite obtener una atención sanitaria segura y económica, en tanto que el uso inadecuado de los fármacos tiene importantes consecuencias tanto para los pacientes como para la sociedad en general. Es necesario asegurar un uso racional y económico de los medicamentos en todos los países. Los farmacéuticos tienen una responsabilidad fundamental en lo que se refiere a la atención de las necesidades de los individuos y de la sociedad en este aspecto.
De los objetivos generales del  23/Congreso Farmacéutico Argentino surge la necesidad de plasmar diez puntos relevantes, que denominaremos Declaración de Bariloche 2017.
En ellos se forja el compromiso de los farmacéuticos y de las Instituciones Farmacéuticas que los reúnen, expresando su voluntad en:
caret-down caret-up caret-left caret-right
Farmacia renovada, profesional, asistencial  y sostenible, comprometida con la obtención de  mejoras en la salud y calidad de vida del Individuo Familia y Comunidad.

Integración de la labor de las farmacias comunitarias en prevención, promoción y educación para  la salud. Reforzar las tareas para dar visibilidad y posicionar al Farmacéutico como un referente en salud.

Calidad en la dispensa de medicamentos con y sin prescripción, incluyendo las innovaciones farmacéuticas.

Trabajo colaborativo interdisciplinario en el Uso Racional del Medicamento, especialmente antibióticos, insulinas, antidiabéticos, medicamentos para cuidados paliativos, anti hipertensivos entre otros.

Defensa y fortalecimiento de la Red de farmacias como garantía del acceso al medicamento, Incorporación de tecnologías que faciliten la prestación de los servicios farmacéuticos.

Educación farmacéutica continua, poniendo eje en la formación de Recursos  Humanos para los  SF basados en  la APS. 

Alianzas estratégicas con otras Instituciones (Universidades, Sociedades Científicas, Academias, Colegios profesionales, otros) fortaleciendo el  trabajo conjunto con las Facultades de Farmacia en la adecuación de planes de estudios para que el perfil del nuevo farmacéutico responda a las demandas de la sociedad y motivar el interés en los estudios de la carrera de Farmacia.

Redoblar los esfuerzos para la implementación en las oficinas farmacéuticas los Servicios Farmacéuticos tales como Dosificación Personalizada, Adherencia a Tratamientos, Vacunación, Preparación de medicamentos Magistrales, Servicios al paciente ostomizado, al paciente celiaco , seguimiento a los pacientes hipertensos, diabéticos, entre otros.

Impulsar ante las Instituciones que  administran Salud en nuestro país, la participación del colectivo farmacéutico en la toma de decisiones no solo en  lo referente a política de medicamentos, sino  también en las reformas de la  atención integral, integrada y continua de la Salud.

Compromiso con la seguridad del paciente, por medio de la Farmacovigilancia,  colaborando activamente con el reporte de efectos adversos.