GALA Hotel & Convenciones | Ruta Nacional 11 - Km. 1003 - Resistencia - Chaco
infocongresos@cofa.org.ar

DECLARACIÓN DE CHACO 2019

Conclusiones del 25º Congreso Farmacéutico Argentino

El envejecimiento poblacional suele ir acompañado de un aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas no trasmisibles. Hasta no hace muchos años, gran parte de estas enfermedades eran mortales. Gracias al avance de las ciencias farmacéuticas se cronificaron, por lo que para poder mantener la calidad de vida, precisan de un control adecuado y cercano por parte del paciente y de los profesionales sanitarios.

Además, las enfermedades crónicas están normalmente asociadas a la polimedicación.

La falta de adherencia terapéutica es actualmente un problema  importante de salud pública a nivel mundial por su magnitud y consecuencias y está provocando cambios de estrategia y de organización de los recursos sanitarios. En muchos países, los sistemas de Salud están focalizando el control de los tratamientos en los farmacéuticos comunitarios, ya que son el profesional más cercano y de confianza, que suele no sólo conocer al paciente, sino también a sus familiares y todas sus circunstancias.

La adherencia terapéutica como proceso complejo es multidimensional y se sabe que está determinada por la acción recíproca de un conjunto de factores que pueden agruparse en cinco grupos: factores socioeconómicos, los relacionados con el equipo o el sistema de asistencia sanitaria, con la enfermedad, con el tratamiento y con el paciente.

La farmacia comunitaria en la Argentina, considerada un recurso para la salud, no debería perder la oportunidad de pasar a ser un activo para la salud en su comunidad y que sea esta misma la que nos reconozca como verdaderos promotores de salud.

De este 25° Congreso Farmacéutico Argentino surgen las siguientes definiciones y acciones a desarrollar:

  1. Continuar con el impulso y la implementación de los Servicios Farmacéuticos dirigidos al paciente, familia y comunidad y gestionar estrategias para avanzar en un modelo retributivo de los mismos.
  2. Las oficinas de farmacia constituyen el establecimiento sanitario más accesible y cercano al ciudadano, proporcionando una excelente oportunidad de expandir y mejorar el acceso a los servicios de inmunización. El conocimiento científico del farmacéutico unido a la cercanía del paciente, hace que la farmacia comunitaria sea un eslabón imprescindible en la política de prevención de enfermedades.
  3. El dolor es la causa más frecuente de sufrimiento humano y reduce considerablemente la calidad de vida de quien lo padece. Es uno de los motivos más habituales de consulta en las farmacias, y pone de relieve el papel asistencial del farmacéutico, especialmente teniendo en cuenta que la falta de efectividad y la incidencia de efectos secundarios influyen sobre  la tasa de incumplimiento en los tratamientos analgésicos.
  4. La adherencia sigue siendo un reto. Debemos coordinarnos y diseñar un plan de acción multidisciplinar. El farmacéutico comunitario por su formación, cercanía y con estrategias adecuadas realiza una labor fundamental en la detección y abordaje de la mejora de la adherencia del paciente. La comunicación fluida, constante y eficaz es la base para motivar al paciente a la adherencia a los tratamientos.
  5. La medida de la presión arterial realizada en farmacia comunitaria y avalada por Sociedades Científicas y el registro de las intervenciones a través del SIAFAR, representa un reto para la prevención de la enfermedad cerebrovascular.
  6. Asegurar la disponibilidad de los medicamentos, favoreciendo su uso racional, particularmente de los antimicrobianos; reconocer la importancia de la formulación de magistrales como servicio fundamental en la atención primaria de la salud.
  7. Ofrecer propuestas para la disposición final de medicamentos vencidos y/o sobrantes de tratamientos, asegurando la sostenibilidad del medio ambiente.
  8. La capacitación y formación continua y permanente del farmacéutico, poniendo en relieve sus competencias centradas en el paciente,  la familia y la comunidad e integrado al equipo de salud, con el objetivo común de la mejora de la calidad de vida de las personas.
  9. La formación adecuada del farmacéutico comunitario en terapias innovadoras biotecnológicas y el trabajo en equipo, pueden ofrecer  al paciente las mejores ventajas de seguimiento, información, confidencialidad y accesibilidad geográfica y horaria.
  10. El modelo sanitario de farmacia y su defensa, son el objetivo central de la tarea de las instituciones y con el compromiso de los farmacéuticos, como garantes  del acceso al medicamento y de la información adecuada para su uso correcto, teniendo como eje los Servicios Farmacéuticos priorizando el individuo, familia y comunidad.

Resistencia, Chaco del 12 al 14 de septiembre de 2019